Durante el seminario internacional de “Protección social e institucionalidad: desafíos presentes y futuros para la inclusión en América Latina y el Caribe” celebrado en CEPAL durante 28 y 29 agosto en Santiago de Chile, El Subsecretario de Servicios Sociales, Juan Eduardo Faúndez compartió ejemplos específicos de aplicaciones de nuevas tecnologías al desarrollo de programas y políticas sociales y sobre sus beneficios.

El Subsecretario destacó que para desarrollar políticas sociales que ayudan a reducir la brecha de desigualdad y generan igualdad de oportunidades, tenemos que mirar más allá de cubrir las necesidades actuales de grupos vulnerables con un enfoque de protección social. Lograr el desarrollo social sostenible requiere un programa y una visión del futuro, basados en un diagnóstico preciso, para entregar herramientas a los ciudadanos y crear mecanismos estatales que eviten el retroceso de personas a la situación de vulnerabilidad. Con el fin de alcanzar este objetivo el Estado tiene que planificarse a largo plazo y desarrollar semejante programa no es viable sin acceso a información actualizada, georreferenciada y oportuna. Es en este sentido que desde la Subsecretaría de Servicios Sociales hemos tomado la modernización de sistemas de información social no como un enfoque, sino como una necesidad para sentar las bases de un programa que nos dirija hacia una sociedad desarrollada y equitativa.

Es por tanto que el Subsecretario presentó la Ficha Básica de Emergencia, o FIBE, un instrumento que combina las nuevas tecnologías y un nuevo sistema de despliegue territorial para realizar el catastro de manera más ágil y preciso posible. FIBE aprovecha de una plataforma nacional con acceso descentralizado, y gestión municipal.

El Subsecretario agregó: “Desde el Ministerio de Desarrollo Social de Chile no tenemos duda que las nuevas tecnologías son una gran oportunidad, no solo para el desarrollo de programas sociales, sino también para potenciar los impactos de los instrumentos y las políticas actualmente vigentes. Y eso lo digo, no a base de una teoría o un estudio, sino la experiencia del uso de las nuevas tecnologías en nuestro ministerio y los resultados que hemos obtenido. Sin Embargo, el desafío es preparar las instituciones y los funcionarios para poder incorporar dichas innovaciones.”